jueves, 30 de octubre de 2014

La travesía obligada


Lejanos,
despoblados,
encuentro los senderos
que me recuerdan la fatiga de las cumbres,
el sabor de los labios que se tintan de sed.

El tiempo anega los pasos,
el silencio reposa al final de cada oración
como pulso doloroso que ciega y labra las respuestas.

Lejanos,
despoblados,
encuentro los senderos
entre la urgencia de la sombra que me niegas.

Y de ti:
no sé.

El cansancio de la orquidea aguarda, en vano, al destino.
Recordarte, es,
la travesía obligada.

(fotografía y texto de Jaime V.)

jueves, 23 de octubre de 2014

Solo así, renacer.


Renacer
sobre la inquietud del asfalto,
sobre el bagaje de la herida,
en cada hueco que desmorona la cadena.

Renacer
junto al perjurio del juramento en vano,
junto al calostro de los ciclos lunares,
en cada lamento mineral de la inocencia.

Renacer
sin importar el acaso,
el lugar, la febril decepción. Solo así renacer.

Renacer
como agua - solo agua-
entre la intima desnudez de la lluvia.
Solo así renacer de entre esa lluvia sin memoria
hasta , en ti, encallar.

(fotografía y texto de Jaime V.)

viernes, 17 de octubre de 2014

Por encima del ruido


Por encima del ruido
aprenderé a recordar cada uno de tus nombres,
aprenderé a vivir cada uno de esos instantes
que profano el azar creyéndose, impune.

Por encima del ruido
aprenderé a nombrar cada eslabón de la cadena
con el silencio metálico de la voz torturada,
con la suplica desdeñada por el silencio hambriento,
con la huella de la palabra impávida que deja el olvido.

Por encima del ruido
aprenderé a no olvidar las manos inocentes
segadas por el jinete mientras espero
que florezca tu esperanza
entre las alambradas de una tierra sin muros
ni dioses de guano.

(fotografía y texto de Jaime V.)

miércoles, 8 de octubre de 2014

No temo


No temo al olvido :
repentino.
No temo el dolor :
inevitable.
No temo las cenizas
de la escarcha.

Porque el corazón,
que anhela de tu lluvia,
será mi peaje.

(fotografía y texto de Jaime V.)