martes, 31 de marzo de 2015

Arboles sin nombre


Puedo creer,
aun encontrando incierto mi designio,
que a cada paso impreciso que te entrego
se torna mas perenne la distancia.

- ¿Aguardaras mi regreso?-

Para que sea el gesto
caricia
necesito verter tu escritura en mi derrota
hasta ocupar el hueco de aquel que, con apremio,
camina a tu encuentro.

- Como si perdurar fuera descorrer un cerrojo
mientras el norte se llena de alas -

Para que sacrifiques cada noche
el sueño de la lumbre
necesito encontrar aun tibia la madera.

- Y eres ese frágil juramento que encontrare quebrado -

Para conciliar la noche que oculta
la pobreza de los mercados dormidos
necesito recordar al niño que corre tras su risa.

- Como si perdurar fuera algo más
que el aprendizaje de nuevos pasos -

Para que sea el cansancio
soledad bajo el paraguas
necesito lluvia, la lluvia que arrastre
el oxido de las oraciones,
el delirio lunar de los sexos,
y la escritura ilegible
de las caricias tardías
mientras nuestro otoño, se extiende,
sobre los árboles sin nombre.

(fotografía y texto de Jaime V.)

domingo, 22 de marzo de 2015

Algo más tarde


La lluvia regresó con una respuesta confusa; pero, cuando su agua
olvidó temblar, al otro lado del espejo me oculté:

solo algo más tarde. Y solo.

Algo más tarde reconoceré, sin darme cuenta,
el premeditado itinerario de la tiza que evitaba
recrear sombras como adulación a los amigos.

- Inconfesable esa miseria que acaricia la espalda
solo si la sangre del cordero adorna el umbral
de nuestros sueños -

Algo más tarde reconoceré, entre hojas secas y ecos fatigados,
la hipocresía de quienes solo aguardaban, tras su saludo vacío,
alguna de las treinta monedas condenadas.

- Cabrones-

Algo más tarde reconoceré, entre silencios y apresuradas mentiras,
la levadura de los errores ajenos, su severo andamiaje,
el perverso encanto de la vanidad.

- Era tan sencillo, tan práctico, ser inmaduro
mientras la torpeza en el trazo era la excusa
que hacia presagiar el destino del mensajero -

Algo más tarde,
cuando el lacónico maniquí huya del escaparate,
intentare cruzar la calle, que nos separa, como único modo
de saber que mis pies aun están descalzos
mientras mi infancia es, ya, de otros.

Algo mas tarde o puede que entonces,
hallare, en el olvido, la manera más valida
de saciar tu ausencia con el fango de mis venas.

(fotografía y texto de Jaime V.)

miércoles, 11 de marzo de 2015

Y no te marchaste.


Porque acoges mi ayer
bajo tu greda.

Porque callas tu llanto
con el dolor de tus manos.

Porque llegaste
cuando no estaba.

Porque te alejé de mi
y no te marchaste.

(fotografía y texto de Jaime V.)

miércoles, 4 de marzo de 2015

Cada noche


Te imagino un rostro.
Y ardo en el.

Cada noche. La víspera de cada instante.

(fotografía y texto de Jaime V.)