martes, 14 de febrero de 2017

Vienes a mí


Vienes a mí
como una vieja historia.
Eres el gesto aprendido. La caricia en el cansancio.

Dibujas, sin premura, las pausas del camino
y me desgranas, de entre lo absurdo, las renuncias del silencio.

Se que vienes,
conozco el lenguaje de los pasos,
recuerdo el sedimento del engaño,
el abrigo de la renuncia.

Se que llegas
para hacerme entender
que solo, en el delirio de la noche,
se esconden los sueños
que nunca nos confesamos.



(fotografías y poema de Jaime V.)

10 comentarios:

Prozac dijo...

Precioso poema, Jaime. Llegué a ti con Fuentes Viejas y no había leído poemas tuyos y tanto en la entrada anterior como en esta me has sorprendido muy gratamente.

Los secretos que guarda la noche, esos sueños no confesados a veces pesan tanto....

Un beso

*La segunda fotografía muy sugerente.


Magda Robles dijo...

"No hay sonido más hipnótico
que el de tus pasos acortando
la distancia equidistante
entre los puntos que nos separan"

Perdón por la osadía de traer mis letras hasta tus versos, pero no pude evitarlos al leerte... Qué grata sorpresa verte de nuevo entre poemas.

Un beso.

RECOMENZAR dijo...

intensidad detrás de alguien que ama

María Perlada dijo...

A ti llega caminando desde el silencio, perdida entre las sombras de la noche... a ti llega porque nunca se fue...

Un beso.

MaRía dijo...

Ese taconeo en la noche
me suena a tango ....
me huele a habano
me sabe a brandy añejo

ese taconeo en silencio
es el que solo siente
quien sabe de sentires
de ausencias ,
perdidas y ganancias
sin balances
sin debes ni haberes

AtHeNeA dijo...

El sedimento del engaño es suelo pagano sobre el que se desliza la lluvia que contemplamos pero no atrapamos, que recordamos pero no por ello salVamos.

La lluvia sobre el asfalto lluve momentos que desea descafeinar el autoEngaño.

Abrazo de luz

Juana la Loca dijo...

la noche y su mágica locura
me gusta tu casa, me quedo por aquí
te dejo un beso

Marinel dijo...

Hola, vengo a conocerte tras haber dejado tu huella en mi blog.
Hay pasos de presagios, de saberes y olvidos, de certezas al fin...
Bonitos poema y foto.
Un beso.

MartinaH dijo...

Sabes que llega, que viene a ti... Sólo queda contar los pasos y esperar sin desesperar a que llegue en medio de la noche sedienta de sueños inconfesables.

PD: Me he quedado ensimismada en la segunda foto. Siempre he querido llevar esos tacones... pero una es patosa reconocida y teme alguna previsible torcedura de tobillo. :)

Un petóh.

OscuraSerenidad dijo...

Un cansancio que exige más caricias que se abrigan en la noche.
Bello escrito y yo hechizada.
Abrazo!